En 1962 la cooperativa comienza a brindar el servicio de energía eléctrica con un claro objetivo, mejorar la calidad de vida de los habitantes de Gral. Roca e impulsar el desarrollo productivo de la zona.

Este progreso fue significativo porque mejoró la vida de todos y porque impulsó el desarrollo que llegó tras la incorporación del servicio. El movimiento cooperativo iniciaba así un camino de autogestión que le permitió trabajar a lo largo de todos los años con las mismas convicciones que en sus inicios. Y fue por este motivo que sus consejeros y asociados no dudaron en prestar también este servicio a la localidad vecina de Saira.

Energía Urbana

Con el fin de mejorar la atención a los asociados y brindar un mejor servicio se construye en toda la localidad de General Roca un nuevo tendido eléctrico de baja tensión con cable preensamblado, dicha obra fue realizada con fondos provenientes de un crédito otorgado por el F.E.D.E.I. y propios, y se ejecutó con mano de obra del personal de la cooperativa.  La misma obra se concretó en la localidad de Saira.

Energía Rural

Con el mismo espíritu de los comienzos, generar desarrollo para la región, se decidió incursionar en el servicio de electricidad rural, produciendo un cambio significativo en la producción agrícola y ganadera.

La zona de prestación del servicio abarca una superficie de 120 mil hectáreas y en 1973 cuando se inauguró fue considerada un hito en la zona por ser la red más extensa de Sudamérica.